Si nos gusta la jardinería y queremos ahorrarnos la compra de compost, hacerlo en casa nos procurará un ahorro importante de dinero y contribuiremos al medio ambiente. El compost es un abono con nutrientes que sirve para que abonemos el jardín o las plantas que tenemos en casa. El compost casero es una alternativa mucho más respetuosa con el medio ambiente que los fertilizantes químicos que podemos comprar para realizar la misma operación. Lo primero que necesitaremos es un compostador, que es un recipiente en el que iremos añadiendo, poco a poco, la materia prima que posteriormente se convertirá en compost. Este compostador se puede fabricar reciclando tiestos viejos, palés de obra, cajas de frutas de madera, etc. El compost casero crecerá a partir de diversos tipos de materia prima como pieles de patatas, hierba, posos de café, peladuras de frutas y verduras, etc. Si no sabemos hacerlo, los desechos se pudrirán, de forma que solo conseguiremos una masa pestilente que no sirva para nada. La forma de evitar que esto ocurra es intercalando capas alternas de desechos húmedos con materiales orgánicos secos y ventilando de forma periódica nuestro compost. Hay varios métodos, pero lo...